Rómola. El sabor de la libertad

La libertad es un Brownie con praliné de avellanas que no engorda.
Un yogourt bowl de açai, plátano y frutos rojos, que quita el sentido (de la responsabilidad).
Una tostada de espelta con sobrasada vegana que si hincha algo, es la paz con uno mismo.
La libertad, aquí, es hipocalórica.
No tiene grasas saturadas, harinas refinadas, azúcar o lactosa.
Ven a llorar. Del gusto.
Ven a comer. Con los ojos también.
Ven a llenarte. De emoción.
Ven a Rómola.
Ven a probar el sabor de la libertad.

Fotografías: Carlos Onetti y Lucia Ybarra
Subir