Rómola. Unguilty pleasures

Rómola nace como un nuevo concepto gastronómico disruptivo, saludable y placentero. Nace de la aspiración de poder disfrutar plenamente sin sentimiento de culpa. Un espacio único, donde vivir una experiencia cuidada al detalle, saborear una carta absolutamente deliciosa, en un ambiente sofisticado en cualquier momento del día.

Un espacio exquisito

El proyecto arquitectónico fue liderado por el premiado arquitecto Andrés Jaque, para dar lugar a un espacio exquisito, sorprendente y memorable, al igual que la carta. La convivencia de mármol, madera, cristal dicróico y mobiliario neomodernista daban como resultado un ambiente único, dedicado al deleite.

Era necesario crear una marca que, empleando los códigos de la moda de alta costura, trasladara sensación de sofisticación, sin ser invasiva, que fluyera por el espacio ideado y acompañara en la justa medida todos los puntos de contacto con el cliente. Una identidad que se recreara en lo bello, en las texturas, geométricas y orgánicas, aludiendo a las artes plásticas y las formas del propio local.
Con estas premisas se trabajó la identidad visual, desde cada letra del logotipo, hasta cada material empleado para el packaging.

Se desarrolló un tono de voz propio, con el objetivo de generar una comunicación muy marcada e identificativa, con un estilo de fotografía e ilustración bien definido, que jugara con elementos característicos de la moda pero aportando ingredientes de irreverencia y sensualidad. Se redactó un manifiesto de marca que funcionó como declaración de intenciones para abrir boca en la carta y en la web.

Nuestro manifesto: El sabor de la libertad

La libertad es un Brownie con praliné de avellanas que no engorda.
Un yogourt bowl de açai, plátano y frutos rojos, que quita el sentido (de la responsabilidad).
Una tostada de espelta con sobrasada vegana que si hincha algo, es la paz con uno mismo.
La libertad, aquí, es hipocalórica.
No tiene grasas saturadas, harinas refinadas, azúcar o lactosa.
Ven a llorar. Del gusto.
Ven a comer. Con los ojos también.
Ven a llenarte. De emoción.
Ven a Rómola.
Ven a probar el sabor de la libertad.

Fotografías: Carlos Onetti y Lucia Ybarra
Subir